Calificación:
  • 1 voto(s) - 5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Mambos y acúmulos del inconsciente
#1
Este texto viene a funcionar como un registro de lo más profundo de mis pensamientos y manifestaciones de mi alma en esta etapa de mi vida, y lo escribo en pos de descargarme y liberar el estrés que me viene consumiendo desde hace ya un buen tiempo..
Desde ya, toda devolución honesta y sin ánimo de agresión es bienvenida.

Solo quiero llegar a ese estado de plenitud y felicidad que alguna vez percibí, donde todo se sentía tan bien, donde todo encajaba y tenía que ser como era.

Siento que el humano siempre busca un problema; que necesita un problema para vivir. Soy un pibe de clase media, 22 años, estudiante, que vive con la madre, hermano y abuelo sin problemas económicos. Mantenido, pero aun así es como que mi mente busca algún problema quizás para entretenerse. Siento que soy muy analizador y exigente. Hasta lo poco que viví mi vida hice una carrera -la estoy haciendo todavía- solo por el hecho de agachar la cabeza ante la autoridad (madre) y nunca tuve novia. Destaco estas dos frases que quizás no tengan correlación alguna, pero estoy diciendo entre líneas que carezco de autoconfianza. Hoy día estoy en el quinto año de la carrera, voy ‘a ritmo’ pero creo que ya no lo quiero hacer más. Siento que no es mi rumbo a la felicidad y que no es donde debería estar. En este punto ahondaré más adelante.

Todo en algún momento explota si no se controla. Y yo creo que en mi caso fue cuando empecé a analizar las cosas en detalle y a reflexionarlas y replantearlas y replantearlas de distintos ángulos.

Todo este despertar -o maldición- comenzó cuando empecé a frecuentar fiestas de psy trance. Para los que no conocen, estsas fiestas tienen un trasfondo hindú y/o budista que yo en un principio no lograba entender, pero tampoco le daba bola. Yo, como seguramente muchos otros más, iba con la esperanza de pasarla bien, sobre todo estando drogado. Eso es muy importante, el factor drogas. Siempre fui un pibe estructurado y muy acatado a las órdenes de mi vieja (y viejo cuando nos veíamos), y tenía mucha curiosidad por sentir eso prohibido; sentir eso que no debía hacer. Pero las primeras fiestas no utilicé ningún tipo de sustancia, con la esperanza de poder demostrarme a mí mismo mi disciplina hacia mí mismo, porque yo sabía que en el fondo mío tengo personalidad adictiva; y entonces en el futuro poder decirme “si algún dia llego a tener un problema con la droga, acordate que pudiste pasar todas estas primeras fiestas sin nada, y la pasaste genial; así que no pasa nada”. Y pasada esas varias fiestas metí mi primer rola, el cual fue una experiencia inolvidablemente hermosa. En todo ese tiempo después de mi primer rola empecé a me adentrarme en todo ese ambiente del psytrance, que yo lo veía – y lo sigo viendo- muy feliz y contento. Un ambiente relacionado al hinduismo, budismo, la cultura ‘hippie’, deconstrucción social, altruismo, entre otras. En fin todas de aprendizaje. Y fue entonces ahí, a partir de la primera rola que entré al camino de la espiritualidad, la iluminación, la búsqueda a la paz interna, y empecé a practicar meditación y sentir esa paz interior que duraba un buen tiempo y me hacía sentir pleno, sin sensación de que existen problemas. No exactamente una sensacion de "anestesiar los problemas", sino de darle conscientemente menos importancia de las que tienen en realidad. Fue entonces con las drogas que empecé a cuestionarme todo filosóficamente. Creo que ese tiempo fue el más feliz de mi vida, donde todo se sentía bien y todo encajaba con todo y la felicidad era por estar en paz con uno mismo.

Siento que todo lo que percibo del ambiente me afecta, y me aflige. Quizás porque quiero que el mundo sea perfecto y todos sean felices, así yo también puedo nutrirme de esa felicidad solo con verla y percibirla. Quizás asocié en un principio el mundo del psy trance con felicidad, donde toda la gente -estando bajo sustancias activas o no- parecía estar feliz. Y cuando empecé a ver que hasta en ese ambiente existe una oscuridad muy profunda y autodestructiva, me empezó a cambiar la pespectiva y manera de ver las cosas. En esto ahondaré también mas adelante.

En orden cronológico detallaré mis preocupaciones que hacen que hoy por hoy creo que hacen que esté varado en este limbo de inquietudes.

1)     Siempre tuve problemas con mi padre. No lo veo hace hará unos 4 años. Siempre sentí que me maltrató psicológicamente (un ejemplo es que, nos veíamos una vez cada dos/tres meses, y a veces él me cancelaba; y cuando él me llamaba para confirmar algún encuentro yo le decía que no -con ánimo de venganza quizás por haberme cancelado- y me decía que yo era un hombre de poca palabra, poco hombre, y otras basuras más). También habían internas con mi madre: le quitó mucho dinero, casi nunca le pasaba la cuota alimentaria, la cagó con otra mujer, entre otras cosas… Además es un tipo muy mujeriego: hizo 4 hijo/as con distintas madres (salvo conmigo que tengo un hermano biológico).
Aunque tenga una muy mala imagen de mi padre, tengo que admitir que siempre quise conocerlo en profundidad y tenerlo a mi lado; siempre quise crecer con un padre, por algún motivo de niño siempre quise ser como él. Hoy, con la capacidad de reflexión, siento que toda mi vida me falto una figura paterna que nos rija a mí y a mi hermano de cómo deberían ser las cosas, y creo que eso es parte de los motivos de que hoy en día mi hermano tenga los problemas que tiene (falta de motivación, adicción al porro) y yo mis mambos. Ambos tenemos problemas causados por falta de autoridad (mi madre es una persona de energía femenina muy intensa).
Hoy por hoy, luego de tanta meditación y episodios de momentos de paz, siento que, por más cosas pendientes que tenga con él, puedo hacer un encuentro, y simplemente decirle que lo perdono. Que lo perdono pero que nunca voy a ser como él; y que muchas veces en mi vida fue mi ejemplo a no seguir.

2)     Marcos, la próxima pareja que tuvo mi vieja después de que se separó con mi viejo biológico, siempre fue una persona muy depresiva, y nunca la identifiqué como figura paterna porque nunca llegó a tener la energía masculina que se le vincula a un padre. Recuerdo que cuando yo tenía alrededor de 14 años tuvo un episodio de crisis suicida, y mientras mi vieja estaba en otra habitación llamando una ambulancia, yo me acerqué a él y lo ví apuntándose un cuchillo sobre su garganta. Nunca más me voy a olvidar de eso. Yo automáticamente me acerqué y se lo saqué.
Hizo rehabilitación y ‘se recompuso’. Nunca más volvió a tener ese tipo de crisis pero siempre tuvo acciones y pensamientos negativos, agresivos y pesimistas.
La relación eventualmente con mi madre, conmigo, y toda mi familia se fue desgastando, y luego de unos 8 años de pareja con mi madre, mi madre decide divorciarse y sacarlo de la casa. Justo unos días antes de nosotros irnos de vacaciones (sin Marcos, obviamente), Marcos le roba todos los ahorros de la vida a mi abuelo. Aún así nos fuimos de vacaciones. Mi madre y mi abuelo estaban con vibras raras durante ese viaje. Y yo me entero por mi vieja luego de 2 meses de esas vacaciones. Me sorprende realmente la capacidad de las personas de poder disimular que no hay problemas y aun asi poner cara contenta; realmente yo no lo percibí, y no se cómo no me di cuenta de que algo andaba mal. Según mi vieja ella y mi abuelo ya lo superaron. Pero yo sigo traumado con esto, tdoavía me está cayendo todo de golpe y es un estrés más a toda la ecuación. Ya varias veces me pasó que me levanté llorando y nervioso. Si bien no fue a mi particularmente el robo, siento que fue personal ¿cómo le vas a robar los ahorros de toda una vida a un anciano? A esa persona que te dio tantas oportunidades en la vida, y te extendió la mano y nunca te forreó. A veces tengo pensamientos -pese a toda mi práctica de budismo- de querer torturarlo a Marcos, y de querer bofetearlo hasta que llore y sienta vergüenza….

3)     Nunca tuve novia y no me gustan ni los hombres ni las mujeres. Me gustan las travestis. Esto es fuertísimo para mí expresarlo. Primero porque nadie en mi vida lo sabe; y creo que este gusto lo desarrollé justamente por romper lo prohibido, de lo que supuestamente está mal ¿por qué digo esto? Porque mi familia es super conservadora: que esto debe ser así, eso debe ser asá, que los gays están mal de la cabeza, que esto es un pecado, que aquello está mal, y así…

4)     En mi iniciación al camino espiritual me hice 8 tatuajes enormes (cada uno ocupa un compartimiento entero de cuerpo; brazos, gemelos, tibia, pecho, espalda). Todos son del mismo estilo, de la ‘geometría sagrada’ e índoles espirituales. Todos me los hice en un lapso de 2 meses (sí, dos meses). Fue el impulso más violento pero devoto que tuve en mi vida. Todo para ‘sellarme’ o ‘forjar’ una marca de que el camino espiritual iba a ser MI camino el resto de mi vida. El problema está en que, como todos, la gente va cambiando. Ojo, sigo siendo devoto por el camino espiritual, pero me doy cuenta que nunca hay que casarse con alguna ideología, y no es necesario tatuarse nada para probarle nada a nadie. Algunos tatuajes me gustan y otros no; los que no me gustan son 4 (sí, la mitad de mis tatuajes, que son enormes), y no me gustan no por un tema de diseño, sino porque los tatuadores no me trataron bien, no me sentí cómo o a gusto, y hoy por hoy siento que me imprimieron esas malas vibras en la piel -sí, creo mucho en las energías y la trasmisión-. Ustedes pensarán ¿cómo no me fui de la sesión de tatuaje si percibía malas energías? Por mi inseguridad. Sencillamente me dejé llevar por esos tatuadores de los cuales yo ni siquiera había hecho una propia investigación antes de tatuarme (simplemente quería tatuarme). Si hay algo que rescaté como moraleja de todo esto es aprender a confiar en mis propios instintos, y hacerle caso a mi ‘no’ cuando me digo que no. Pero aun así a pesar del aprendizaje no hay un solo día que no vea esos tatuajes y sentirme avergonzado y recordar esas malas vibras y emociones negativas. Hoy en día estoy por empezar un tratamiento para removerlos. Carísimos pero espero que sea el primer paso a la solución de todos estos problemas. Lo único que quiero es limpiarme esas malas energías de mi cuerpo.

5)     Algo que me aflige demasiado es que sigo haciendo la carrera que elegí sin que me guste. Bah. Primero en principal fue algo que me dijo que haga mi viejo cuando yo era chico, y yo agaché la cabeza y seguí. Medicina es una carrera muy dura, donde veo mucha gente con problemas no solo físicos, sino emocionales y psicológicos y la verdad me golpea muchísimo. Más me golpea en este momento de mi vida que estoy en una deconstrucción de mí mismo: antes era un chico muy muy prejuicioso y muy frío, siempre regido por las mismas líneas de pensamientos que mi viejo (antigay, 'antivillero', super conservador, étc...), y hoy soy una persona mucho más sensible y empática, o por lo menos eso intento ser. Por eso siento que todos los problemas del resto me golpean directamente a mí. Pero aun así sigo haciendo la carrera con la esperanza de que algún día todo me haga clic y se ordene todo. Con la esperanza de “yo sigo porque en el futuro lo más seguro es que no me arrepienta de haberlo hecho”. Si bien no siento que esta es mi carrera, estoy seguro de que en esta vida mi misión es ayudar al otro. Y para eso siento que primero me tengo que arreglar a mí mismo antes de hacerlo para el otro.

6)     Hace poco tiempo me reencontré con una amiga mía, Iara. Cuando nos juntamos yo estaba en un momento de positividad conmigo y con los demás muy grande, y logré percibir que ella estaba atravesando muchos problemas de autoconfianza y que además estaba teniendo tendencias autodestructivas muy profundas, como por ejemplo comerse las emociones a través de los alimentos (gula), insomnio, ira con ella misma, entre otras cosas. Ese mismo día yo intenté animarla con todas mis energías disponibles, tanto psicológicamente como físicamente (terminamos teniendo sexo). Desde el mismo momento que nos despedimos siento que le entregué toda mi energía, como si yo hubiera sido un átomo de carga positiva que se entrega a uno de carga negativa. Sentí que ‘intercambié’ mi buena energía por la mala energía de ella, y que de alguna manera le iba a levantar el ánimo y hacerla más feliz con todo lo que había entregado. Pero luego de unos pocos días ella se vuelve a comunicar conmigo comentándome un episodio de nerviosismo que tuvo y me comentó que se lastimó ella misma. Desde ese entonces siento que esa actitud de ella se imprimió en mí. Siento que además de haberme drenado la energía yo me torné negativo. Siento que toda la energía que invertí y entregué fue en vano, e incluso fue a costa de mi propio bien.

7)     Pasado un tiempo de usar drogas (principalmente MDMA y faso cada muy tanto; el resto de las drogas nada, ni las probé), siento que en parte me mentí con lo que me plantié de la droga al principio de todo este mensaje. Hoy no puedo ir a fiestas sin estar preocupado por que me pegue la rola; quiero que me pegue lo antes posible y revivir esa sensación de felicidad con la que me había iniciado al mundo del psy trance. Más o menos como dije hace unos párrafos atrás: hoy me doy cuenta que al principio, en mis primeras rolas, todo era felicidad, incluso luego de unos días de consumido (lo que acá le llaman afterglow). Y hoy por hoy la consumo, me siento feliz en el momento, y el resto de la semana estoy bajoneado, y no puedo concentrame en mis tareas porque estoy pensando constantemente en esos problemas. Y no necesariamente estoy pensando en una solución a todos estos problemas que estoy mencionando, sino que contemplando los problemas y concibiendo ese sufrimiento nada más. Como si mi propia mente quisiera buscar sufrir, como Marcos y Iara.

8)     Este es el último evento que me sucedió: hace muy poco fui yo solo a una fiesta gratuita de dark psytrance al aire libre. Conste que el psytrance no es lo mismo ni el mismo ambiente que el dark psytrance; como lo dice el nombre, el dark psytrance es más ‘oscuro’ que el primero. El psytrance, los que conocen, saben que es un ambiente muy muy alegre y de felicidad, donde hay buenas ondas, buenas vibras, y uno se va generalmente con una sensación de gratitud.
Con esto de toda la deconstrucción social, políticamente lo correcto sería no decir lo que voy a decir ahora mismo en la siguiente línea. Pero en estas free party de dark psytrance va gente de lo más bajo de lo bajo, gente fisura, gente ‘villera’, gente que vos la ves y te causa miedo y querés cruzar de vereda. Recuerdo que ni bien llegue (a la 1am) había gente tirada que parecía como estar muerta, botellas rotas tiradas, gente haciendo fogones en llantas, y gente totalmente perdida cual zombie por pasarse de droga (literalmente zombis). Al no haber ido nunca a un ambiente así, claramente me asustée instantáneamente me dió la impresión de ser un ambiente muy muy destructivo, triste y oscuro. Sobre todo oscuro, donde uno manifiesta las peores tendencias que existen. Me asusté, pero aun así me quedé ya que me había tomado el esfuerzo de hacer el viaje. Y pasado un rato reconocí un grupo que me había hecho conocido de una fiesta psy trance alguna vez. Ellos me convidaron marihuana y me relajaron, porque me veían tensionado y perseguido. Para ese entonces no me rescaté de que la marihuana a mí en particular cae muy muy mal, y siempre pero siempre me hace malviajar. Ni bien me pegó la marihuana sentí que se me rejuntaron todos los traumas de mi vida e instantáneamente sentí que yo pertenecía ahí, a esa fiesta de darkpsy, que mi lugar era estar entre todos esos fisuras autodestructivos, en ese ambiente oscuro. En ese momento sentí por algún motivo que no existe camino a la felicidad, y que necesitaba hacerme daño. Yo no soy para nada así -o creo no serlo-, y no me identifico en absoluto con esos procesamientos mentales que sentí en ese momento; pero si los sentí quiere decir -y espero que no-, que me estoy volviendo o encaminando a ello, a la oscuridad. Quiero aclarar desde ya que no quiero lastimarme ni tengo tendencia alguna de suicidarme ni nada de esas cosas, pero estoy muy muy seguro que ese pensamiento durante el mal viaje del porro se desencadenó por todos estos episodios depresivos y negativos que atravesaron Marcos y Iara y claramente me afectaron a mí.

A veces cuando lo veo a mi perro Limón pienso por dentro que me encantaría ser él, porque la ignorancia es felicidad. El no pensar es felicidad.

Gracias por leerme.
Si tenés dudas, no consumas.
Si estás embarazada, no consumas.
Si no estás bien de salud, no consumas.
Si estás deprimidx o triste, no consumas.
[-] Los siguientes 4 usuarios dicen gracias a Shantii por este mensaje:
  • KaotoniK, kingF, Patricia Alejandra, Propyleno
Responder
#2
Loco, fuerza! 

No te conozco ni se nada de vos, pero tus palabras y lo que escribiste me da a pensar que estas pasando por una etapa de ansiedad y sentimientos de depresión y que además viene acompañada por mucha reflexión sobre vos, tu pasado y futuro, y tu familia. 

Creo que, si ya no lo estas haciendo, sería útil que veas a un profesional que pueda ayudarte a encausar lo que venís sintiendo, pensando y haciendo. Sin saber más que lo que escribiste, intuyo que gran parte de tu conflicto proviene en que hay diferencias entre lo que PENSAS, lo que SENTIS y lo que HACES. 

En mi experiencia personal, la ansiedad y la depresión tienen en muchos casos origen en la dificultad de compatibilizar Pensamiento - Sentimiento - Acción
Ese "tironeo" es MUUUY desgastante y, en mi caso al menos, lleva a un proceso constante y sin fin de reflexión que hace las veces de "oxigeno" de la ansiedad y la depresión. Es fundamental alinear todo lo que razonablemente se pueda esos tres ejes, y cuando la vida no te lo permite, hacer las paces con eso para que no sea un motivo de conflicto interno.

Dado que escribiste acá y "abriste tu corazón" por así decirlo, me tomo el atrevimiento de darte unos consejos sobre algunos temas que contaste:

Tu carrera: terminala, ya te falta poquito no aflojes, chabón. Con el título vas a tener más opciones que sin él. Podes trabajar en salud, pero sin ejercer la medicina, por ejemplo. 
No estas solo en el mundo, tengo dos muy amigos míos que estudiaron medicina y en medio de la carrera se dieron cuenta que no les gustaba y que jamás iban a querer ejercer. Ambos la terminaron. Uno trabaja en consultoria para empresas del campo médico y el otro se está volcando al area de politicas públicas de salud.

Tu viejo: hace las paces con VOS mismo, no con él. Al referirme "con vos mismo" no digo que vos tengas culpa de nada, sino que hagas las paces con lo que vos sentís al respecto de él. Si ese proceso te lleva a decirle que lo perdonas, muy bien.

Tu sexualidad: está perfecto que te gusten las chicas trans. La sexualidad cada uno la vive como quiere. Solamente te aconsejo que explores si realmente te gustan porque TE GUSTAN o si es un reflejo de rebeldía relacionado con la coyuntura familiar super estricta en ese sentido.
Tampoco tenes que etiquetarte al respecto. Te puede gustar todo, en mayor o menor medida. Te pueden gustar las mujeres Y los hombres Y lxs trans. 

Finalmente, te recomiendo fuertemente no drogarte más ni exponerte a situaciones de mierda (como la fiesta esa de dark psytrance) hasta que estés un poco mejor. El MDMA tiene un efecto directo sobre el estado de animo, la ansiedad/depresión y los pensamientos de mierda. No vas a ponerte bien si te drogas, por más que lo hagas muy poco y espaciado. Mi recomendación es cero drogas hasta que estes bien. 
Tal vez te cueste no pegartela, carajo todos sabemos que puede ser difícil, pero metiendo sustancias vas a seguir abonando a la situación de angustia/tristeza/ansiedad/depresión que relataste.

Lo termino como lo arranqué: FUERZA!
[-] Los siguientes 6 usuarios dicen gracias a Propyleno por este mensaje:
  • JACKELDESTRIPADOR, jamesbondjr, KaotoniK, kingF, Patricia Alejandra, Shantii
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: